Gustavo Bueno, El sentido de la vida, Oviedo 1996, 438 páginas

Gustavo Bueno

El sentido de la vida

Seis lecturas de Filosofía moral

Pentalfa, Oviedo 1996
Colección El Basilisco
23×14,5 cms · 438 pgs
ISBN 84-7848-491-4
Reproducción íntegra en PDF

Ofrece Gustavo Bueno en El sentido de la vida la presentación de la «filosofía moral» desde el punto de vista del «materialismo filosófico», convirtiéndose, de este modo, en otro de los hitos que completan el amplio sistema filosófico que Gustavo Bueno viene desarrollando a lo largo de su conocida trayectoria filosófica. En él se reexponen críticamente toda una serie de Ideas clásicas en torno a cuestiones morales (ética, moral, persona, arrepentimiento, derechos humanos, tolerancia, igualdad, fraternidad, muerte, fallecimiento, libertad, eutanasia, pena de muerte, &c.) ofreciendo, al mismo tiempo, desde las coordenadas del sistema de referencia, una exposición doctrinal o sistemática de esas Ideas que pueda servir de referencia al público en general, ya sea para asumirlas en todo o en parte, ya sea para refutarlas, alejándose, de este modo, de las exposiciones puramente teológicas, metafísicas o meramente doxográficas que suele tener el tratamiento de esas mismas ideas en la bibliografía al uso.

En el prólogo (páginas 7-14), escribe el autor:

«Este libro ofrece seis «Lecturas» de prosa filosófica sobre cuestiones que podrían englobarse en el «género literario» que antiguamente se conocía como «filosofía moral». La tradición platónica, en efecto, y, después, la estoica, consideró que el «género generalísimo» constituido por la «prosa filosófica», que engloba las exposiciones en lenguaje de palabras de las cuestiones filosóficas más diversas, podía dividirse en tres grandes géneros característicos, rúbricas, clases o disciplinas: las lógicas, las físicas y las morales.

Aunque el criterio es demasiado simple, puede siempre utilizarse como una primera retícula. Una retícula que nos obligará con frecuencia, sin duda, a forzar las cosas de suerte que, por ejemplo, tengamos que considerar incluidas, entre las disciplinas lógicas, a la teoría de la ciencia o a la filosofía de las matemáticas; la ontología, salvo que la interpretemos como un 'proemio' de los tres géneros característicos, podría ser contada entre las disciplinas físicas; mientras que la antropología filosófica o la filosofía de la historia se incluirían en la filosofía moral (la Estética pertenece, según algunos, a la Ontología; según otros a la Antropología). En cualquier caso, y sin perjuicio de su simplicidad, lo cierto es que las huellas de esta división trimembre tradicional se advierten todavía en el idealismo hegeliano (en su división ternaria de la filosofía en «Lógica», «Filosofía de la Naturaleza» y «Filosofía del Espíritu») y en el materialismo de estirpe marxista («Dialéctica general», «Dialéctica de la Naturaleza» y «Materialismo histórico»).

Es en la «escala» de estas grandes rúbricas en la que nos hemos situado al clasificar las seis Lecturas que este libro ofrece como «Lecturas de filosofía moral». El título de la obra, El sentido de la vida, es una sinécdoque (pars pro toto) de la Lectura sexta, que es, como lo sugiere su posición ordinal, aquella en la cual desembocan las cinco Lecturas anteriores. ¿Y por qué Lecturas como subtítulo de la obra y denominación de los capítulos?

Es obvio que «Lecturas» no quiere significar aquí solamente «textos para ser leídos»: ello equivaldría a una redundancia. Todos los libros se publican seguramente para que sean leídos, todos son lecturas o se ofrecen como tales. «Lecturas» alude, en este caso, a un «género literario» que, aun dentro de la prosa filosófica, quiere ser más afín a la «lección» que, por ejemplo, al «ensayo», a la «cuestión cuodlibetal», al «diálogo», al «artículo de divulgación», al «artículo filosófico filológico» o a la «disertación doctoral». De hecho, las Lecturas contenidas en este libro proceden, casi todas ellas, de lecciones de manuales destinados en principio a los estudiantes de bachillerato (el último de ellos, publicado hace ya diez años). Por supuesto, las lecciones (o «temas») procedentes de aquellos libros de texto han sido retocadas a fondo, y muchas veces totalmente remodeladas. Sin embargo, el género continúa intacto.

Ante todo, estas Lecturas, como reelaboración escrita de lecciones, se ofrecen a un público indefinido, desde el punto de vista profesional; a lo sumo definido sólo negativamente, en el sentido de que en él no han de figurar los «profesores universitarios de filosofía en cuanto tales». Estas Lecturas de filosofía no quisieran formar parte del género de las lecturas escritas por profesores para profesores. Ni tampoco quieren ser lecturas escritas para estudiantes universitarios que se preparan para llegar a ser profesores de filosofía. Son lecturas ofrecidas a todo aquel que quiera leerlas, cualquiera que seas su profesión (incluida la de profesor universitario de filosofía).

Las lecturas contenidas en este libro están destinadas a ofrecer al periodista, ala médico, al ingeniero, al abogado o al fontanero la posibilidad de enfrentarse con unas exposiciones doctrinales completas, sin perjuicio de su esquematismo. Si ha leído detenidamente estas lecturas podrá indignarse y disponerse a refutarme, pero no podrá decir que no ha tenido a mano una exposición doctrinal de las ideas de ética, de libertad, de persona, &c.»


Índice

Prólogo, 7

Lectura primera. Etica y moral y derecho
I. El conocimiento mundano de la moralidad y su alcance, 15
II. El conocimiento científico de la moralidad y su alcance, 22
III. Tratamiento filosófico de la moralidad: tipología de las cuestiones que la moralidad plantea al análisis filosófico, 33
IV. La cuestión de la fundamentación de la moral: formalismo moral y materialismo moral, 38
V. El materialismo filosófico como perspectiva «trascendental», 49
VI. La distinción ética/moral desde la perspectiva del materialismo trascendental, 56

Lectura segunda. Sobre el concepto de «Espacio antropológico»
1. El concepto geométrico de «espacio» puede generalizarse, 89
2. Los «ejes» del espacio antropológico no son sus «fuentes». El dialelo antropológico, 90
3. Razón de la necesidad de introducir un espacio antropológico, 92
4. Fundamentación de un espacio antropológico tridimensional coordenado por tres ejes: circular, radial y angular, 94
5. Los términos situados en uno solo de los ejes no son existencialmente separables de los términos situados en otros ejes, sino sólo esencialmente, 101
6. Dos capas del material antropológico: la capa p y la capa j, 102
7. La capa j no se reduce a la Naturaleza (como ligada a la herencia genética), ni la capa p se reduce a la Cultura (como ligada al aprendizaje), 104
8. Heterogeneidad de los contenidos dados en el espacio antropológico, 109
9. Correspondencias entre los ejes del espacio antropológico y las dos capas de contenidos del mismo, 111
10. Cotejo de la teoría del espacio antropológico con otras concepciones antropológicas, 112
11. Espacio y campo antropológico, 113
12. Categorías antropológicas lineales, bidimensionales y tridimensionales, 113
13. Posibilidad de utilizar el espacio antropológico para el análisis y clasificación de determinadas teorías antropológicas, 114

Lectura tercera. Individuo y persona
I. Idea de persona en contextos mundanos de nuestra cultura como punto de partida para el planteamiento filosófico de la cuestión de la persona humana, 115
II. El concepto de persona en contextos científico-técnicos, 120
III. Crítica a las concepciones de la persona desarrolladas en contextos mundanos y científico-técnicos, 136
IV. Planteamiento del problema filosófico de la persona humana, 141
V. El sistema de las seis ideas de persona como sistema dialéctico, 145
VI. Teoría de teorías filosóficas sobre la persona humana, 164
VII. La idea de persona como idea trascendental, 170
VIII. Dialéctica de la persona como principio de un regressus, 177
IX. Dialéctica de la persona como término de un progressus, 183
X. Libertad, Igualdad y Fraternidad, 189
XI. Muerte y Fallecimiento. El problema de la eutanasia, 200

Lectura cuarta. La libertad
I. El concepto de libertad en contextos mundanos y científicos, 237
II. La perspectiva filosófica, 243
III. Dos modelos de una Idea dialéctica de Libertad, 257
IV. Una tipología de las concepciones filosóficas de la libertad, 266
V. Sobre la tolerancia, 279
VI. Libertad y «Ciencia media», 304
VII. La idea de libertad desde el materialismo filosófico, 330

Lectura quinta. Los «derechos humanos»
I. La consideración de los derechos humanos, ¿corresponde a la Etica (o a la Moral) o bien a las Ciencias Jurídicas? Presupuestos ontológicos para una decisión gnoseológica, 337
II. Análisis de diversas teorías sobre los derechos humanos, 344
III. Sobre el fundamento de los derechos humanos, 352

Lectura sexta. El sentido de la vida
0. La pregunta por el sentido de la vida, 377
I. Análisis de la idea de sentido. La idea de «sentido ontológico», 377
II. Aplicación de la idea de sentido ontológico a la vida humana, 385
III. La idea de religación y sus cuatro géneros, 396
IV. La religación según sus géneros inmanentes y el sentido antropocéntrico de la vida, 403
V. La religación, según sus géneros trascendentes y el sentido de la vida. Sentido religioso de la vida en su acepción estricta, 408
VI. El sentido de la vida como proceso dialéctico, 412
Glosario, 419
Indice onomástico, 425

 

www.helicon.es